El arte de la mantilla en Semana Santa

Blonda, chantilly y tul, carey y el negro como protagonista. Eso es lo que podremos ver el Jueves y el Viernes Santo en la ciudad de Sevilla gracias a las mujeres que vistan de mantilla, siguiendo una tradición que comenzó la Reina Isabel II, muy aficionada al uso de tocados y diademas, y que a pesar de los altibajos y los cambios, ha permanecido hasta nuestros días, conservándose para las ocasiones más especiales como son estos dos días de la Semana Santa.

El vestirse de mantilla es todo un arte y el protocolo es bastante estricto, ya que si la estamos luciendo, es porque el evento así lo requiere. Lo primero que hay que tener en cuenta es el largo de la mantilla, que por delante debe llegar a la altura de las manos y por detrás sobrepasar ligeramente las caderas. Además, se sujetará discretamente a los hombros del vestido, para evitar que se mueva y el vuelo indeseado al caminar.

No se puede descuidar la peineta (preferentemente de carey, aunque lo que se impone hoy día es el celuloide que imita su color), puesto que tanto el tamaño como la forma deben adecuarse a la perfección a nuestras facciones y a nuestra altura y la de nuestra pareja, evitando en todo momento que la peineta quede más alta que quien nos acompañe.

En cuanto a la indumentaria, la única opción es el vestido negro, con largo a la altura de las rodillas y manga francesa o larga, acompañado de medias de cristal negras y zapatos de salón con un tacón medio en el mismo color. Quedan descartadas las transparencias, tirantes finos o escotes muy pronunciados, ya que se está vistiendo de luto. Aunque puede parecer sencillo encontrar un vestido con estas características, si se tiene claro lo que se quiere, la mejor opción es la confección a medida eligiendo un buen tejido.

Las joyas también deben ser discretas, siendo la mejor elección unos pendientes elegantes en oro blanco, plata o con brillantes y un collar discreto, además del broche que sujeta la mantilla a la peineta, que será igualmente de oro blanco o plata. Para el bolso, debemos decantarnos por un clutch no demasiado llamativo en negro o carey, que complemente bien todo el conjunto. Tampoco debemos olvidarnos de los guantes: lo tradicional es llevarlos largos, puesto que dan un toque muy sofisticado y chic, pero en los últimos años también podemos verlos cortos.

Con estos consejos, podremos ir perfectas durante los días más especiales de nuestra Semana Mayor.

902225_637198732973869_1640556341_o

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s